Reír llorando

Viendo a Garrik —actor de la Inglaterra—
el pueblo al aplaudirle le decía:
«Eres el mas gracioso de la tierra
y el más feliz…»
Y el cómico reía.
Víctimas del spleen (1), los altos lores,
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores
y cambiaban su spleen en carcajadas.
Un día ante un médico famoso,
llegose un hombre de mirar sombrío:
«Sufro —le dijo—, un mal tan espantoso como esta palidez del rostro mío.
Nada me causa encanto ni atractivo; no me importan mi nombre ni mi suerte en
un eterno spleen muriendo vivo, y es mi única pasión, la de la muerte».
—Viajad y os distraeréis.
— ¡Tanto he viajado!
—Las lecturas buscad.
—¡Tanto he leído!
—Que os ame una mujer.
—¡Si soy amado!
—¡Un título adquirid!
—¡Noble he nacido!
—¿Pobre seréis quizá?
—Tengo riquezas
—¿De lisonjas gustáis?
—¡Tantas escucho!
—¿Que tenéis de familia?
—Mis tristezas
—¿Vais a los cementerios?
—Mucho… mucho…
—¿De vuestra vida actual, tenéis testigos?
—Sí, mas no dejo que me impongan yugos; yo les llamo a
los muertos mis amigos; y les llamo a los vivos mis verdugos.
—Me deja —agrega el médico— perplejo
vuestro mal mas no debo acobardaros;
tomad hoy por receta este consejo:
sólo viendo a Garrik, podréis curaros.
—¿A Garrik?
—Sí, a Garrik… La más remisa y austera
sociedad le busca ansiosa;
todo aquél que lo ve, muere de risa:
tiene una gracia artística asombrosa.
—¿Y a mí, me hará reír?
—¡Oh!, sí, os lo juro, él sí y nadie más que él; mas… ¿qué os inquieta?
—Así —dijo el enfermo— no me curo; ¡Yo soy Garrik!…
Cambiadme la receta.
¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!
¡Oh! ¡Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,

porque en los seres que el dolor devora,
el alma llora cuando el rostro ríe!
Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos4
nuestra planta pisa,
lanza a la faz5
la tempestad del alma,
un relámpago triste: la sonrisa.
El carnaval del mundo engaña tanto,
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto
y también a llorar con carcajadas.

Juan de Dios Peza

1
Spleen = En Francés, spleen representa el estado de tristeza pensativa o melancolía. Se
puede traducir por aburrimiento, tedio.

Share
No lo hagas

Si no te sale ardiendo de dentro, a pesar de todo, no lo hagas. A no ser que salga espontáneamente de tu corazón y de tu mente y de tu boca y de tus tripas, no lo hagas. Si tienes que sentarte durante horas con la mirada fija en la pantalla del ordenador ó clavado en tu máquina de escribir buscando las palabras, no lo hagas. Si lo haces por dinero o fama, no lo hagas. Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama, no lo hagas. Si tienes que sentarte y reescribirlo una y otra vez, no lo hagas. Si te cansa sólo pensar en hacerlo, no lo hagas. Si estás intentando escribir como cualquier otro, olvídalo. Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti, espera pacientemente. Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa. Si primero tienes que leerlo a tu esposa ó a tu novia ó a tu novio ó a tus padres ó a cualquiera, no estás…

Share
Te busco a ti

Busco aliento en el horizonte de tus palabras y en tus sueños breves Me busco a mi mismo en lo profundo de tu mirada Y me pregunto si ese amor que de ella emana día con día es por mí Busco mis sueños perdidos en tu sonrisa, escucho atento tu voz Me busco a mi mismo en el misterio tus palabras Esperando escuchar oculto un mensaje de amor para mí en alguna de ellas Le busco sentido a mi vida en tus labios, en tu andar y en tu risa Me busco a mi mismo en el mismo sendero donde alguna vez te deje Sigo esperando una señal divina o terrena, que indique que tú eres para mí. Busco en mis recuerdos el sonido de tu voz y la cadencia de tu andar Me busco a mi mismo en las imágenes de esos recuerdos Busco, busco , sigo buscando, te busco a ti Luis Gonzalez Gonzalez (gogol)

Share
El alma de José Sánchez

Cuenta una leyenda que a principios del siglo XVII, concretamente a mediados del mes de septiembre de 1823 una banda de forajidos llego al pueblo y durante días acosaron a la gente tomando lo que les daba en gana ante la impotencia de la gente, algunos hombres humildes todos ellos, cansados de los abusos se armaron de valor y enfrentaron a los maleantes, sin embargo los maleantes mejor armados los sometieron matando algunos en el momento, los que sobrevivieron huyeron y fueron a esconderse en la iglesia del pueblo donde más tarde fueron descubiertos, los enfurecidos ladrones le prendieron fuego a la iglesia construida de tablas en su gran mayoría , una vez hecho esto dejaron a uno de ellos como vigilante , este era José Sánchez un joven de no más de veintidós años a quien dejaron la encomienda de la vigilancia de la iglesia mientras terminaba de quemarse, José Sánchez al parecer no estaba de acuerdo con lo que habían hecho sus compañeros…

Share
Nube negra

Me acuerdo de los salvajes que te mostraban los libros cuidaban a sus ancianos eran su tesoro mas preciado… Eran animales dijeron los barcos hay que domesticarlos para poder exterminarlos… El hijo de Nube Negra miro asombrado como mataban a su padre esos soldados y como el pueblo entero fue esclavizado y como todos sus Dioses lo abandonaron… Como nadie sabia lo que pasaba todo lo que pensaron se equivocaban no eran reyes que venían desde el cielo y ahora toda la tierra está de duelo… Les robaron las tierras después las alambraron para que no entre nadie ahora es un desierto abandonado… Paso tanto tiempo la herida sigue abierta las venas del nativo son las hojas que atan nuestro camino… Un día de otoño ellos volvieron gritaron por altavoces que eran los dueños ahora el enemigo no es extranjero y el hijo de Nube Negra es guerrillero… Como nadie sabia lo que pasaba todo lo que pensaron se equivocaban no eran reyes que venian…

Share
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers