Un sublime relato

Las paredes eran rosadas, luminosas, suaves como el terciopelo y acogedoras; entre ellas mi vida nunca se sintió amenazada. Eran mi universo ideal, un universo de paz. Protegida, disfrutaba la dicha de no pensar, todo se me daba por añadidura; descansaba y comía sin preocupaciones, habitaba el paraíso. Mi corazón latía con un ritmo tranquilo y podía escuchar claramente una voz singular, inconfundible, protectora, arrullándome con su canto celestial; cerraba entonces mis pequeños ojos sin temor, sin miedo. Recuerdo el olor y el sabor del alimento materno, suficiente y puntual. Pero llegó un momento en que ese entorno empezó a cambiar; incluso dentro de mi algo me impulsaba hacia fuera, sólo pude intuir que mi mundo se iba como agua entre mis dedos. De mi diminuto pecho y recóndito ser, brota con vehemencia mi primer llanto, mi primer grito de desconcierto y siento por primera vez un profundo sufrimiento al verme expulsada de mi paraíso sin saber que era para siempre… en ese momento me percato del tiempo, de otro espacio, de un contacto ajeno y de una luz intensa que pesa sobre mis párpados. Iniciaba un nuevo ciclo del misterio de la vida y la muerte.

Izakalli

Share
Hacer el amor

Me dijo Te voy hacer el amor.. Me sirvió una copa de vino, lleno la bañera a tres cuartos, conocía la temperatura exacta cómo me gustaba el agua, me quitó la ropa y me ayudó a entrar… me lavó el pelo, la espalda y los pies. Me llevó a la cama y mientras me secaba el pelo humedecía mi alma, me acostó boca abajo y comenzó a masajear mi espalda, no decía nada pero su suave respiración era lo más bonito que podía oír. No sé en qué momento me dormí… Pero cuando desperté en sus brazos me dijo, hay muchas maneras de hacer el amor, respiré profundo y lo besé. Y esta vez lo hicimos como yo sabia, con el cuerpo.(ese amor salvaje que nace en la piel) El sabe perfectamente como hacer el amor cada día y es que para hacer el amor no es necesario el encuentro físico, se puede hacer el amor de muchas maneras; con una dulce una caricia, una…

Share
La sonrisa

Es de común experiencia que toda risa contenida se hace en sonrisa, y toda sonrisa acentuada se desata en risa. Estas relaciones fisiológicas no deben turbarnos. En concepto, como quiere Bergson, podemos considerar que la risa es una manifestación social. La sonrisa es solitaria. La risa acusa un pretexto o motivo externo, como señalándolo con el dedo. La sonrisa es más interior, tiene más espontaneidad que la risa es menos solicitada desde fuera. Así, aun cuando se considere que son grados o momentos de un mismo proceso, el análisis de la sonrisa nos lleva a las fuentes espirituales; el de la risa, a los motivos externos. Los motivos podrían variar; como no nos pertenecen, no son absolutos. La fuente espiritual que traemos con nuestro ser no puede variar, es absoluta. La sonrisa es, filosóficamente, más permanente que la risa. > ha observado Rabelais, sutilmente. Lo mismo pudiera haber dicho: sonreír… Los naturalistas creen percibir, en cierta clase de simios, el rictus de una embrionaria sonrisa;…

Share
Alegrate

Si eres pequeño, alégrate; porque tu pequeñez sirve de contraste a otros en el universo; porque esa pequeñez constituye la razón esencial de su grandeza; porque para ser ellos grandes han Necesitado que tú seas pequeño, como la montaña para culminar necesita alzarse entre colinas, lomas y cerros. Si eres grande, alégrate; porque lo inevitable se manifestó en ti de manera más excelente; porque eres un éxito del Artista eterno. Si eres sano, alégrate; porque en ti las fuerzas de la Naturaleza han llegado a la ponderación y a la armonía. Si eres enfermo, alégrate; porque luchan en tu organismo fuerzas contrarias que acaso buscan una resultante d e belleza; porque en ti se ensaya ese divino alquimista que se llama el Dolor. Si eres rico, alégrate; por toda la fuerza que el Destino ha puesto en tus manos para que la derrames… Si eres pobre, alégrate; porque tus alas serán más ligeras porque la vida te sujetará menos; porque el Padre realizará en ti…

Share
Caminante

No despiertes jamás para vivir tu sueño pues el sueño es un viaje más allá del olvido, tu pie siempre es más firme después de haber caído, solo es grande en la vida quien sabe ser pequeño. El amor llega y pasa, como un dolor risueño, como una rama seca donde retoña un nido. Sólo tiene algo suyo quien todo lo ha perdido, nadie es dueño de nada sin ser su propio dueño. La vida será tuya, será tuya si sabes que es ajena, que es igual ser montaña que ser grano de arena, pues la calma del justo vence al furor del bravo. Y aprende que el camino nace del caminante, pues por más que ambiciones, humilde o arrogante, sólo has de ser dueño de lo que eres esclavo. José Angel Buesa

Share
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers