Bebiendo coca-cola contigo

Bebiendo coca-cola contigo

Bebiendo coca contigo me divierto más que yendo a San Sebastian, Irun, Hendaya, Bayona o enfermandome del estómago en la travesera de gracias en Barcelona.

En parte porque con tu blusa naranja pareces un San Sebastian mejor y más feliz.

En parte por mi amor por ti, y debido a tu amor por el yogurt.

En parte debido a los tulipanes de color naranja floreciendo alrededor de los abedules.

En parte debido al misterio que nuestras sonrisas asumen ante la gente y las estatuas.

Es difícil de creer que cuando estoy contigo, no existe más nada.

En la calidad luz de las cuatro a Nueva York notamos hacia adelante y atrás entre nosotros como un árbol respirando por sus ramas en un espectacular porta retratos.

Y el porta retrato parece no tener rostros en absoluto solo pinturas y de pronto te preguntas, por qué en el mundo alguien haría eso, te miro a ti y prefería verte a ti que a todos los porta retratos en el mundo.

Excepto talvéz por el jinete polaco quien veo de vez en cuando, quien de todos modos está en la frick, lugar que gracias a Dios aún no conoces, así podemos ir juntos por primera vez.

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores