Cara de abuela

Cara de abuela

No sé si fueron primero las historias o fue primero Mamá Juanita quien dejó grabada en mi mente la forma en que debían ser las caras de abuelas buenas.

Esas arrugas, esa mirada, esa boca y esas canas son parte de mi infancia, de mi adolescencia y de mi vida adulta, y todas se relacionan a cosas buenas.
Hoy, teniendo más de ochenta años, me pregunto qué piensa mi abuela, cómo pasan los días para ella, cómo hace para seguir siendo buena, cómo hace para seguir apoyando tan maravillosamente a mi abuelo. ¿Cómo?
No sé si fueron primero los cuentos, pero sé que al final mi abuela puede ser una perfecta imagen de la abuela buena de los cuentos.
De los cuentos de hadas.

Daniel Gonzalez

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores