Category : Interés general

Actitud lo es todo

Samuel era el tipo de persona que te encantaría odiar. Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba cómo le iba, él respondía: -Para poder estar mejor tendría que ser mi gemelo”. -Era un gerente de u n restaurante único, porque tenía varias meseras que lo habían seguido de restaurante en restaurante. La razón por la que las meseras seguían a Samuel era por su actitud interior. El era un motivador natural: -Sí un empleado tenía un mal día, Samuel estaba allí para decirle cómo ver el lado positivo de la situación. – Ver este estilo de persona realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Samuel y le pregunté: -No lo entiendo… no es posible ser una persona tan positiva todo el tiempo… ¿Cómo lo haces? Samuel respondió: – Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo ¡Samuel, tienes dos opciones hoy! -Puedes escoger estar de buen humor o puedes…

El himno de la vida

¿Te eternizas? ¿Para qué? ¡La juventud y la vida están conmigo! No me verás debilitarme en la batalla fatal. Sobre las ruinas dispersas y sobre las angustias brillan mis veinte años. No me quitarás esa fuerza divina que arde en mi corazón. No me detendrás en el vuelo impetuoso que me arrastra. Tus uñas son impotentes, ¡oh negra diosa!, yo sigo mi camino. Ves, allá abajo, en el mundo, ¡qué luz de sueño y de rosas! ¿Oyes en el cielo gozoso los trinos de las alondras triunfantes? ¡Qué fulguración de fe y de ideal, qué estremecimiento de alas!… Quiero el trabajo que diviniza y que con noble dominio gobierna todas las cosas. Quiero el sueño y la armonía, la juventud eterna del arte, la risa del azul y los bálsamos de las flores, los astros, los esplendores y los besos. Pasas bruja negra; pasas como una sombra funesta al sol. Pero todo renace, todo espera. Las violetas sonríen bajo las breñas, y yo, escapada de…

Amo de su destino

En medio de la noche que me cubre, negra como el abismo, de polo a polo doy gracias a los dioses, cualesquiera que sean, por mi alma invencible. Entre las crueles garras de los hechos no me he rebelado ni grité; bajo los golpes del Acaso, mi cabeza sangra, pero no se doblega. Más allá de este lugar ‘ de iras y de lágrimas se vislumbra sólo el Horror de la Sombra; pero, sin embargo, la amenaza de los años me encuentra y me encontrará impasible. Por angosta que sea la puerta, por cargada de castigos que esté la sentencia, yo soy el Amo de mi Destino, yo soy el Capitán de mi Alma. Henley

El Miedo de Vivir

Cuando Noé abrió a sus huéspedes las puertas del arca, dos parejas de golondrinas se lanzaron al espacio, y felices de desplegar sus alas, descendieron de valle en valle a la llanura. Dos de las viajeras, asustadas del espectáculo que ofrecía la tierra, se detuvieron y dejaron que sus compañeras continuaran solas su camino. No querían alejarse del arca: “el cielo se mostraba tan amenazador; el suelo tan poco seguro! Las aguas se recogían, la tierra se endurecía; pero las dos golondrinas no se tranquilizaban. A la vista de la más pequeña nube, entraban a acurrucarse en los negros rincones del arca. Si llovía, no salían sino muy tarde, obligadas por el hambre. La segunda pareja, feliz de vivir, partía nuevas regiones, hacia el país del sol. Volaron tan ligero que el invierno no las alcanzó. Y mientras sus tímidas compañeras dormían refugiadas en el arca, las descuidadas viajeras construían su nido de barro sobre rocas. Lo adornaban con sus nuevas plumas, y bien pronto…

El amor es como

El amor es como un niño que juega a las escondidas, que buscar y buscar en varias personas a ver en donde se escondió, muchas veces pensamos que ya lo encontramos, luego nos damos cuenta que no era amor que se escondía dentro de en persona, sino que era la amistad disfrazada de amor, no te impacientes solo con paciencia encontrarás el amor verdadero, si te apresuras, te puedes desviar del camino correcto y puedes caer en un amor de momento, muchas veces puede ser que el amor este escondido en la persona que escogiste como pareja, pero resulta que el amor se cansó de ese escondite y decide buscar otro, pero por la costumbre te quedas con esa persona, no por amor, sino por costumbre, algunas parejas que se mantienen unidas por mucho tiempo pero realmente no están enamoradas, cuando uno encuentra el escondite del amor y le va haciendo cálida la estadía en ese escondite, con besos, cariños, cuidados y atención, el amor…

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores