El niño de la Coleman

El niño de la Coleman

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo durante un campamento de una organización conformada por grupos de muchachos, estos solían construían sus refugios con troncos que recogían en el bosque , uno de esos grupos se internó demasiado en el bosque hasta que encontraron un montón de troncos, muchos más de lo que podían transportar, tomaron los que pudieron y decidieron dejar de vigía a un niño que se encargaría del cuidado de los troncos, para que ninguno de los otros grupos se los llevara, había comenzado a obscurecer así que le dejaron al niño con una lámpara de gasolina mientras los demás miembros de grupo regresaron al campamento. Una vez en el campamento comenzaron a trabajar con los troncos que recién habían llevado, sin darse cuenta trascurrió el tiempo y se olvidaron de regresar por el niño.
Mientras tanto el niño seguía esperando y aunque tenía miedo no se movió de ahí, poco a poco la noche se hacía más obscura, la gasolina de la lámpara se fue consumiendo hasta que finalmente se agotó.
Cuando en el campamento se acordaron que habían dejado a un niño cuidando los troncos salieron corriendo hacia donde se había quedado el pequeño, al llegar el a donde habían dejado al niño, no encontraron ningún rastro de él, entonces esa noche comenzó una búsqueda que duro varios días, pero el niño jamás apareció ni esa noche ni nunca.
Se rumora que el niño al quedarse completamente a obscuras salió corriendo y sin saber a dónde ir se internó en lo más profundo del bosque y que probablemente ahí se murió. Lo más extraño de todo es que a ese niño nadie jamás reclamo.
La leyenda cuenta también que desde ese entonces cuando alguien se encuentra perdido en ese bosque durante la noche, suele ver a un niño sentado en unos troncos alumbrándose con una vieja lámpara Coleman.

Deja un comentario

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores