La muerte de Confucio

La muerte de Confucio

Mucho tiempo después, cuando iba a cumplir los setenta años,regresó al reino de Lu, donde había gobernado. Allí le permitieron volver a la corte, no como funcionario público, sino como unciudadano más a quien se consultaba en momentos difíciles. En esacondición pasó los últimos cinco años de su vida escribiendo, aunqueninguno de sus escritos se ha conservado, como ocurrió con otrosmuchos grandes pensadores de la antigüedad. Tenemos, pues, que darfe a lo que refirieron sus discípulos respecto de sus enseñanzas. Heaquí una traducción del informe chino sobre la muerte de Confucio,que ocurrió después de haber cumplido los setenta y tres años:“Levantóse temprano y con las manos cruzadas a la espalda, sepuso a pasear, seguido de sus discípulos, por delante de la puerta de sucasa, a tiempo que decía con voz lacrimosa:

“La gran montaña ha de abatirse; la viga más fuerte se romperá; y el hombre sabio acabará marchitándose como una flor.”

Luego entrase en la casa y se sentó cerca de la puerta. Tsze Kunghabía oído las palabras del maestro y se dijo a sí mismo:
“Si la gran montaña ha de abatirse, ¿hacia dónde debo mirar? Si la viga más fuerte ha de romperse, ¿en qué debo apoyarme? Si el hombre sabio ha de marchitarse como una flor, ¿a quién debo imitar? Temo que el maestro esté enfermo.”
Y echó a correr hacia su casa.
El maestro, al verlo, le dijo:
“¿Qué haces aquí tan tarde, Tsze? Anoche soñé que estaba sentado entre las ofrendas otorgadas a los muertos, apoyándose en dos cojines. Se acabaron los reyes discretos, y ¿cuál de las criaturas que viven bajo la inmensa bóveda azul me aceptaría como maestro? Creo que voy amorir.“

Al decir esto, se echó en la cama. Estuvo enfermo durante siete días y al fin murió.

Enciclopedia: El Nuevo Tesoro de la Juventud

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores