La vaca que se creía mariposa

La vaca que se creía mariposa

Tras un sueño sabroso y colorido
Salpicado de ronquidos y mugidos,
Cierto día una vaca fantasiosa
Despertó creyéndose mariposa.

Dando un brinco saltó de la cama
Se quitó a toda prisa la pijama,
Y se hizo muy quitada de la pena
Unas alas de papel y unas antenas.

Simulando que volaba fue a buscar
Una tímida flor donde posar.
Caminó algunos minutos, y al fin
Encontró un bellísimo jardín.

?Allá voy?, grito la vaca jubilosa,
Queriéndose posar sobre una rosa;
Pero en vez de aterrizar suavemente
Como bulto cayó estruendosamente.

Sin ser exagerado te diré
Que el jardín terminó hecho puré;
Mas la vaca no se dio por enterada,
Y fue en busca de otra flor como si nada.

Sin jardines la ciudad se iba quedando,
Pues la vaca sobre todos fue brincando.
?¡Hagan algo!?, vociferaba la gente.
?¡Esa vaca saltarina está demente!?

Muy molestos comentaban los vecinos:
?¡Basta ya de semejantes desatinos!
Esa vaca se está pasando de viva.
¡Mandémosla a una terapia intensiva!?

Bien a bien yo no sé cómo le hicieron,
Pero todos a la vaca convencieron,
Y muy pronto, como después se supo,
Asistió a una terapia de grupo.

Un doctor, cada tarde muy puntual,
Le decía buscando curar su mal:
?Naciste para dar leche y mugir;
Ese sueño de volar déjalo ir?.

Tras seis meses de consulta prolongada,
El doctor al fin le dijo: ?Estás curada?,
Y le dio con gran pompa y alharaca
Un diploma que decía: ?soy una vaca?.

Los vecinos hicieron una fiesta
Y un gran baile con orquesta,
Pues muy contentos quisieron celebrar
Que la vaca se había podido curar.

Cuando todos estaban festejando,
Pasaron tres mariposas volando,
Y al verlas, como un murmullo pequeño,
La vaca recordó su antiguo sueño.

Entonces, entre suspiros de anhelo,
Poco a poco se fue elevando del suelo
Al tiempo que iba diciendo orgullosa:
?¡Véanme bien, yo soy una mariposa!?

Y así, sin más alas que el deseo,
Voló hacia el horizonte; y yo creo
Que hoy en día ya habrá dejado sus huellas
En la Luna, la Vía Láctea y las estrellas.

Emilio Ángel Lome

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores