La vida es un soplo

La vida es un soplo

Soy un ser humano insignificante.
Basta mirar al cielo para sentir que somos muy pequeños.
Creo que el ser humano debería ser más sencillo, más modesto.
Sentir placer en ayudar al otro.
Sentir placer de participar en la lucha por un mundo mejor,
más justo, sin miseria, sin competitividad.
Lo que me molesta no son los desaciertos de la vida,
sino el dolor inmenso de los más pobres
ante la sonrisa indiferente de los acaudalados.
La vida es un soplo.
Todo acaba.
Me dicen que después que yo muera, otras personas verán mi obra.
Pero esas personas también morirán.
Y vendrán otras, que también se irán.
La inmortalidad es una fantasía, una manera de olvidar la realidad.
Lo que importa, mientras estamos aquí, es la vida, la gente.
Abrazar a los amigos, vivir feliz. Cambiar el mundo. Y nada más.

Oscar Niemeyer

Deja un comentario

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores