Nueve viento

Nueve viento

Para Nueve Viento había llegado la hora de la verdad, el fiero jugador traído desde muy lejos para participar en el máximo evento del año, el gran juego de pelota que definiría el destino del mundo, en el que tendría que enfrentar a Ocho Conejo uno de los mas legendarios jugadores de todos los tiempos y solo uno de los dos seguiría con vida una vez terminado el juego. Nueve Viento sabía que era un gran jugador además había entrenado arduamente, pero frecuentemente lo invadían oleadas de temor y emoción por que por fin se enfrentaría con un rival digno, por el cual sentía una gran admiración y desde hacía mucho tiempo deseaba encontrárselo en la cancha, lo había visto jugar muchas veces pero solo lo había visto de cerca una vez, en una de las calzadas en la gran Tenochtitlán hacia años cuando Nueve Viento aun era un niño.
Como líder de su equipo en unos minutos estaría frente a frente con él, en el silencio de su habitación alcanzaba a oír a lo lejos la música de los tambores y la algarabía de la gente, de pronto sus pensamientos fueron interrumpidos por la entrada de un sacerdote que daba aviso de que la hora había llegado.
Conforme se fue acercando a la cancha se oía mas el estruendo de los tambores, al llegar se coloco del lado donde se oculta el sol, lugar que le correspondía al retador, su equipo estaba listo, había que esperar al campeón, para lo cual hubo que esperar unos minutos, de pronto se escucho un alarido de la multitud que hizo que el sonido de los tambores fuera opacado ,los vítores que la gente estaba dirigidos a su oponente que acababa de hacer su aparición, trémulo dirigió su mirada hacia el lugar por el que venía Ocho Conejo , que tomo su lugar en la cancha , tras una breve ceremonia el tan anunciado juego daría comienzo.
La pelota era una pesaba masa de caucho que era creada meticulosamente por alguno de los ancianos que conocía el secreto de cómo hacerla, secreto que había heredado de su padre y este de su padre , así por muchas generaciones, era tan pesaba que muchos jugadores había muerto o quedado lisiados por el impacto de esta.
Durante cada juego los sacerdotes dirigían el juego y veían en las acciones del juego buenos o malos augurios dependiendo de lo que acontecía en este.
Ocho Conejo fue el primero en golpear la pelota con la cadera y durante largo rato la pelota viajaba de un lugar a otro sin que ninguno lograra la victoria, un rictus de preocupación se podía ver en la cara de los sacerdotes ya que esto no era un buen augurio, en las grada había un gran silencio que de cuando en cuando era roto por una expresión de admiración de parte de los asistentes cuando sucedía un acción extraordinaria que resaltaba las habilidades de alguno de los jugadores.
Los jugadores sudaban copiosamente, después de bregar durante largo rato en el juego, el equipo de Nueve viento era menos experimentado, pero más joven que el de sus contrarios, los cuales empezaron a dar muestras de cansancio , Ocho Conejo noto eso y los arengaba, pero incluso el también empezaba a sentir los signos de la fatiga, en un momento de descuido o exceso de confianza Ocho conejo perdió de vista la pelota por un segundo , tratando de corregir su error dio un salto espectacular para detener la pesada bola el cual fue festejado por sus admiradores y lo consiguió pero a un precio muy alto ,la pelota después de pegar en su cadera se dirigió a su antebrazo rompiéndolo y causándole un enorme dolor, mientras Ocho Conejo intentaba ignorar el dolor la pelota llego franca a Nueve Viento el cual había observado lo que le había sucedido al capitán contrario y haciendo gala de una habilidad extraordinaria envió la pelota con gran potencia a donde se encontraba su oponente herido, el cual alcanzo a reaccionar pero su golpeo de la pelota no fue certero , se oyó un grito lastimero de la gente , había sido anotación de Nueve Viento la cual marcaba el fin del juego y ponía fin a la racha de victorias de Ocho Conejo, el destino estaba echado los sacerdotes señalaron el fin de juego , Ahora la gente vitoreaba a Nueve Viento , Ocho Conejo moriría más tarde en la mesa de sacrificios ,pero su nombre se convertiría en leyenda.

Deja un comentario

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores