Por disgracia

Por disgracia

¿Te parecen poco mis cincuenta inviernos
pa que tanta cana me blanquiara el pelo?
¡Bien se ve, muchacho, que no sabes nada
d’estas cosas que llevo acá dentro!
Hacen muchos años. En esta estanzuela
que queda a la zurda, dentrando pal’pueblo,
habían dos muchachos, que de tan amigos
de tan parejitos, de tan compañeros,
eran lo mesmito que una yunta ‘e bueyes
uñidos al yugo de un buen sentimiento.
Dispués…una moza que tenía unos labios
como pa que nunca se perdiera un beso
en la estancia aquella dentró de mensuala
¡y yo no sé ni cómo se puso‘e pormedio!
¡Lo que son las cosas! No por desleales,
sino por iguales, quisieron lo mesmo.
Y desde aquel día esos dos muchachos
qu’eran como bueyes, por lo compañeros,
al hallar el toro que cada uno lleva,
andábamos hoscos, picaos por los celos.
¿Quién jué el primero que quiso curarse
del antojo zonzo de algún poco’e sangre?
¡No sabría decirte, porque no me acuerdo!
Sé que nos miramos. Sé que en la topada
mi daga y la suya salieron a un tiempo.
¡El hachaba lindo! Me cortó por lujo.
Yo tiraba bajo; le dentraba feo;
y al final de cuentas de aquella trenzada
ni perdió el más zonzo ni ganó el más lerdo;
uno, por disgracia se jué al otro mundo,
y otro ¡por disgracia! se quedó viviendo.

Boris Elkin

Deja un comentario

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores