Querido trabajo duro

Querido trabajo duro

Querido trabajo duro,
Solía odiarte, cuando llamabas mi nombre.
Huía de ti, cuando sabia que vendrías.
Me escondía de ti, cuando influenciabas a otros para que me hablen de ti.
Rápidamente inventaba excusas para alejarme de ti.
Asustado del dolor, porque no quería lastimarme.
Asustado de fallar, entonces ni siquiera intentaba.
Asustado de tu nombre, por lo que has hecho a otros.
¿Quien te crees que eres? Asustandome por quien eres.
Reflejandote en el espejo.
La sombra detrás de mi.
Doy un paso y sigues delante mio.
Sudor en mi rostro, lágrimas en mis ojos.
Seguiré adelante.
Escuche que no dices mentiras.
Tú convertiste al pobre en rico, las malas calificaciones en buenas.
¿Hay algo que no puedas hacer? Ahora mírame.
Tú me hiciste quien soy hoy. Y por ti, tengo esta actitud de nunca perder.
Nunca abandonar.
¿Abandonar? Esa palabra no esta en mi vocabulario.
Cuando otros abandonan, yo sigo adelante. Cuando otros duermen, yo trabajo mas duro.
Cuando me dicen que no puedo y me retan, les demuestro que puedo.
Cuando les cuento de mis sueños y se ríen, me aseguro de reír menos.
Soy un cazador de sueños, significa que busco mis sueños, y los de nadie mas.
Solo yo puedo vencerme. Soy yo contra mi entrenamiento.
No hay derrota.
No voy a perder.
Llegue hasta aquí, y no voy a detenerme ahora.
Querido ‘trabajo duro’, mi entrenador tenia razón sobre ti, cumples lo que prometes, y por eso, te amo.
¿Como no voy a hacerlo? Ya no me escondo de ti.
Estoy esperándote.
De hecho, ¿donde estas?
Te necesito, porque en el trabajo duro, yo confío.

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores