Solo por amor

Solo por amor

Camino por mi camino. mi camino es una ruta con un solo carril: El mío. A mi izquierda, un muro separa mi camino del camino de alguien que transita a mi lado. De vez en cuando en esta pared inmensa veo un agujero, una ventana, una hendidura …

Un dia, mientras camino veo aparecer del otro lado del muro una figura que transita a mi ritmo en mi misma dirección. La miro: es una mujer hermosa.

Ella me mira. La vuelvo a mirar. Le sonrío, me sonríe. Un momento después, ella sigue su camino y yo me apuro.En la siguiente ventana me detengo un minuto … Cuando ella llega,nos miramos a través de la ventana, del agujero … le digo con señas lo mucho que me gusta.

Me contesta con gestos … creo que me entiende … y continúo mi camino. Empiezo a correr con la vista clavada en el muro. De pronto la veo, está esperándome … le hago un gesto, ella me devuelve un beso en el aire -y sigo caminando- y la vuelvo a ver.

Es ella todo lo que necesito. Quiero pasar al otro lado del muro … pero la puerta es muy estrecha. Paso una mano, paso un hombro, hundo un poco el estómago, me retuerzo un poquito sobre mí mismo, casi consigo pasar mi cabeza…pero mi oreja derecha se atasca. Empujo. No hay forma -no pasa- Y no puedo usar mi mano para retorcerla, porque no podría poner ni un dedo allí. No hay espacio suficiente para pasar con mi oreja. Tengo que tomar una decisión (porque mi amada me espera) (porque es la mujer con la que soñé toda mi vida) saco una navaja del bolsillo y de un solo tajo rápido, me atrevo a darme un corte en la oreja para que que mi cabeza pase por la puerta. Y lo consigo: mi cabeza pasa.

Pero ahora tengo el hombro el que se queda atascado. La puerta no tiene la forma de mi cuerpo. Hago fuerza … Mi mano y mi cuerpo han pasado, pero mi otro hombro y mi brazo … no pasan … Ya nada me importa así que, tomo impulso y fuerzo mi paso por la puerta … Ya casi estoy al otro lado. Justo cuando estoy a punto de terminar de pasar, me doy cuenta que mi pie derecho se ha quedado enganchado al otro lado. Por mucho que me esfuerzo no consigo pasar. No hay forma … estoy casi al alcance de mi amada … así que agarro un hacha y apretando los dientes, doy el golpe y desprendo la pierna.

Ensangrentado a saltos apoyado en el hacha y con el brazo desarticulado, con una oreja y una pierna menos.- me encuentro con mi amada -Aquí estoy. Por fin he pasado – Me miraste, te miré- me enamoré. He pagado todos los precios por tí. Todo vale la pena en el amor y la guerra … No importan los sacrificios, valían la pena si era para encontrarse contigo mi amada.

Ella lo mira mientras se le escapa una mueca … -Así no- … Así no quiero …

A mí me gustabas cuando estabas entero.

Jorge Bucay

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores