Tag : Escritos propios

La niña de las mariposas

Ella corría a donde quiera que fuera, correteaba a las mariposas, las atrapaba y luego las dejaba libres, le gustaba la sensación del viento acariciando su cara y el leve sonido que provocaba al hacer volar su cabello largo, “péinate esas mechas” le hubiera gritado su madre si la hubiera visto en esos momentos, pero ahí en esas veredas solitarias ella era libre como el viento y hacia lo que le placía. Después realizar sus labores ese era su refugio su escondite secreto. Su niñez fue pasando las obligaciones crecieron y las oportunidades de volver a esas veredas a perseguir mariposas se volvieron más escasas, ”una señorita no puede andar corriendo como loca“ le repetía su madre mientras crecía, se le quedó grabado , cada vez que pasaba por las veredas le venía a la mente y resistía el impulso de correr sin sentido. Años más tarde se enamoró, se casó y vinieron los hijos que fueron la excusa perfecta para volver de vez en…

El intruso

Ya obscurecía cuando Alicia empezó a sentir hambre media adormilada se levanto y se dirigió rumbo a la cocina abrió la puerta de la despensa y saco una bolsa con pan blanco, tomo un par de rebanadas , las cuales coloco en la mesa, acto seguido se dirigió al refrigerador del cual saco jamón, chiles y mayonesa , tomo un cuchillo unto mayonesa a las dos rebanada de pan, cuando termino se quedo pensado unos segundos y fue a la alacena por otro par de rebanadas de pan , finalmente se preparo un par de emparedados de jamón los cuales coloco en un plato , se sirvió un vaso de jugo de sabor naranja, lentamente volvió a su cuarto se recostó en su cama , donde se comió lo que había preparado mientras veía la televisión , en tanto no podía sacar de su mente el incidente en la calle, repasaba mentalmente lo que le había ocurrido hacia unas horas , no se explicaba porque…

A quien corresponda

Querida Catch No es que tuviera esperanzas, no, la esperanza de ser tu pareja hacía tiempo que la había perdido, me había hecho a la idea que te casarías con George, cuando terminaste con él fue tan sorpresivo para mí que no hice más que preguntarte “¿que sigue?” con esta pregunta albergaba la esperanza de que me dieras algún indicio de que podía suceder entre tú y yo algo más de lo que hasta ahora, no hice una pregunta directa porque una pregunta directa hubiera derivado en una respuesta directa que la verdad no estaba ni estoy en condiciones de resistir, como ahora. Aunque no creo que lo hubiera dicho o hecho hubiera marcado alguna diferencia. Eres muy importante para mí y mi amor por ti es infinito e inmensurable, al grado la mayoría de las veces al verte me dolía tu partida sobre todo cuando tenía la certeza de que ibas a estar con otro hombre (George), de alguna manera siempre me las arregle,…

¿Porque engorda la gente?

Así como existen los grandes mamíferos tales como las vacas, los elefantes y las ballenas las cuales se alimentan de unos minúsculos seres llamados plancton. También existen otros diminutos seres que vuelan por el aire a gran velocidad por lo que son invisibles para el ojo humano y todos los artilugios inventados hasta la actualidad. Estos minúsculos entes son altamente calóricos y son tan abundantes que ocupan casi en su totalidad la atmósfera terrestre, por lo que es común que la gente coma sin desearlo bocanadas de estos, tal como las ballenas con el plancton, y sucede que entre más tiempo se tiene la boca abierta mas se consumen y pasa lo inevitable, ¡¡la gente engorda!! por consumir en exceso de estos bichos , una comida abundante provoca que la boca este abierta más tiempo y por ende el consumo de los bichitos se cuenta por millones ,esto sumado a las calorías contenidas en tus alimentos provocan que subas de peso.

En ese cielo azul
En ese cielo azul

En ese cielo azul, profundo, infinito y lejano habita una imagen tuya que surge calladamente de mis recuerdos. Recuerdos que el viento trae a mí, junto con tu voz a mis oídos, entonces parece que viento me abraza tiernamente a tu nombre y me susurra las palabras que a menudo tu nombrabas. Un te quiero surge del silencio y en el sonido del viento se desvanece callado. En esas nubes que interrumpen por momentos el azul del cielo me imagino entonces lo que parece ser tu tierno rostro, grito tu nombre pero nadie a mi voz responde, sólo escucho el silenció y el murmullo del viento. Conforme la noche se acerca y la luz del día se desvanece, mi fatiga crece y tu recuerdo se va a dormir conmigo bajo el manto de la noche estrellada. Luis Enrique Gonzalez

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores