Tag : Escritos propios

Ella se ha ido

El sol radiante cae a plomo sobre el suelo arenoso y seco, y lo calienta como si fuera el comal de barro en el que en algún tiempo ella preparaba sus tortillas, es medio día, un medio día plagado de recuerdos sobre mejores momentos, un medio día de despedidas y por supuesto de partidas. Sus intensos rayos parecen hacer crecer mi desconcierto y mi incredulidad. Ella se fue, pero aunque yo sabía desde hace tiempo que el momento de su partida se acercaba, lento e inminente pero inexorable, el dolor que me produce su ausencia que parece desgarrar de forma incomprensible y desconocida algo en mi interior es igual que si me hubiese tomado por sorpresa. Miles de recuerdos sobre ella se entremezclan y se confunden con la realidad actual, haciéndola incomprensible, dolorosa e inaceptable, toda una vida de recuerdos se vienen de súbito a mi mente, y de pronto la veo desvanecerse por completo en un segundo. No, no lo creo, busco en vano…

Has visto alguna vez la lluvia

Alguien me dijo hace mucho, Esta es la calma antes de la tormenta Lo sé; Esto ha sucedido desde hace algún tiempo Cuando termina, entonces ellos dicen, lloverá un día soleado Lo sé; brillando abajo como el agua. Quiero saber, has visto alguna vez la lluvia? Quiero saber, has visto alguna vez la lluvia, cayendo en un día soleado? O persiguiéndote mientras caminas por el campo, y oyes que va detrás de ti con un rítmico chas chas chas chas, que se oye al caer las gotas sobre las hojas secas chas chas chas chas hasta que te alcanza por fin y comienza a caer sobre tu cabeza ,a empaparte completamente para finalmente alejarse como si nada chas chas chas chas como riéndose de que te ha mojado. eso suele pasar a menudo cuando uno camina despreocupadamente por el campo en un día soleado. ¿Pero me pregunto si de verdad has visto alguna vez la lluvia, cayendo en un día soleado? O eres de los…

Los otros

Los llame los otros porque no se que son, no son espíritus, ni demonios ni extraterrestres porque habitan aquí entre nosotros en este mundo, en la superficie de este planeta pero por alguna razón no los vemos, ni los oímos ni los percibimos salvo algunas veces en nuestros sueños cuando nuestra alma vaga por el mundo, cuando nos volvemos etéreos y nos movemos al mismo ritmo que ellos, entonces podemos visitar su mundo, sus ciudades, conocer sus historias y a ellos, pero al despertar solo quedan en nuestra memoria pequeños remanentes de nuestra visita a su mundo y de su existencia . Es por eso que a veces recordamos de nuestros sueños lugares irreales, fantásticos y desconocidos. Los otros saben que existimos pero nos ven como nosotros vemos a las hormigas o a los microbios y como somos incapaces de provocar un daño significativo a su mundo nos ignoran pero nos vigilan y están preparados, por si alguna vez nos desarrollamos lo suficiente y llegamos…

Fabian

Después del novenario Alicia su mama y su hermano Regresaron a México si bien llegaron el martes Alicia no se fue al otro día a trabajar, tenía la intención de ver a Andrés así que hizo planes para presentarse a trabajar hasta el siguiente lunes, entre tanto le hizo compañía a su mama y asumió algunas de las tareas que hacía antes de ir trabajar, tenía planeado ir el próximo sábado al parque ,donde Andrés solía correr así que hizo todo los posible para que lo que pensaba hacer pasara lo mas desapercibido posible, tanto que ni Adela llego a sospechar que Alicia buscaba a Andrés ,pero todo lo que hizo resulto infructuoso y esa semana Alicia no vio a Andrés. El lunes cuando se presento a trabajar las cosas marchaban como siempre , Alicia puso al tanto de lo sucedido a doña Martha la cual la consoló diciendo que su abuelo estaba en un mejor lugar Alicia solo asintió con la cabeza pues en…

La despedida

Durante el resto de la noche Alicia permaneció despierta aun cuando cerca de las cuatro de la mañana se fue a recostar a la casa de su tía Estela, quizá causado por el frio que atravesaba el delgado petate en el que estaba acostada o por el duro suelo que ocasionalmente lastimaba sus músculos a causa de la presión del peso de su cuerpo o puede se debido a la excitación que sentía por la visión que había tenido hacia unas horas , el hecho es que durante las tres horas siguientes a que se fue acostar no concilio el sueño ni un instante , a lo lejos aun alcanzaba a escuchar lo que acontecía en la casa del abuelo, al recordar la razón por la que estaba ahí no podía evitar sentirse triste, el frio le trajo recuerdos de los dinamos , de Andrés de sus labios, de sus manos recorriendo su cuerpo, trato en vano pensar en otra cosa. En medio de la…

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores