Tag : Historia real

Jamás olvidaré

No lejos de nosotros, de un foso subían llamas, llamas gigantescas. Un camión se acercó al foso y descargó su carga: eran niños. Sí, lo vi con mis propios ojos. No podía creerlo. Tenía que ser una pesadilla. Me mordí los labios para comprobar que estaba vivo y despierto. ¿Cómo era posible que se quemara a hombres, a niños, y que el mundo callara? No podía ser verdad… Alguien se puso a recitar el Kadish, la oración de los muertos. No sé si ya habrá ocurrido en la larga historia del pueblo judío, que los hombres reciten la oración de los muertos por sí mismos. Mi padre, rezó: “Que su Nombre sea alabado y santificado”. Por primera vez, sentí crecer la protesta en mi interior. ¿Por qué debía santificar su Nombre? El eterno, el Señor del Universo, el Todopoderoso callaba. ¿Por qué había de alabarle? Jamás olvidaré esa primera noche en el campo, que hizo de mi vida una larga noche bajo siete vueltas de…

Nunca es demasiado tarde

El primer día de clases en la Universidad, nuestro profesor se presentó a los alumnos y luego nos pidió que nos presentáramos a alguien a quien no conociéramos todavía. Me quedé de pie para mirar alrededor, cuando una mano suave tocó mi hombro. Miré para atrás y vi una pequeña señora, viejita y arrugada, sonriéndome radiante, con un gesto que iluminaba todo su ser. Dijo: — Hey, muchacho… Mi nombre es Rosa. Tengo ochenta y siete años de edad. ¿Puedo darte un abrazo? Me reí y contesté: — ¡Claro que puede! — Y ella me dio un gran apretón. — ¿Por qué está usted en esta Facultad a tan tierna e inocente edad? — pregunté. Ella respondió juguetona y sonriente: — Estoy aquí para encontrar un marido rico, casarme, tener un montón de hijos y entonces jubilarme y viajar. — Está bromeando —le dije. Yo estaba curioso por saber qué la había motivado a enfrentar este desafío con su edad, y ella repuso: — Siempre…

La motivadora historia de Chris Gardner

El 18 de junio de 1977, Chris Gardner se casó con Sherry Dyson, experta educativa en matemáticas. Con 10 años de entrenamiento médico, lo más seguro era que Chris eligiera en el futuro una carrera médica. Sin embargo, debido a la larga duración de los estudios y los notables cambios tecnológicos que se producirían para cuando acabara, ya no podría servirle todo lo aprendido. De esta manera, le aconsejaron buscar otra carrera, por lo que al cumplir 26 años anunció a su esposa que ya no quería ser doctor. Esto provoco un enfriamiento en la relación con Sherry, agravado por otras diferencias ideológicas. Tres años después Jackie Medina, una estudiante de odontología, quedaría embarazada por él. Gardner dejó a su esposa para cuidar de Jackie y su hijo. No sería hasta 9 años después que se consumaría el divorcio con Sherry. Christopher Jarrett Medina Gardner, hijo de Chris, nació el 28 de enero de 1981. Cuando apenas cumplió un año, Gardner para poder mantenerse económicamente…

La absurda muerte de Isadora Duncan

Todo sucedió por una simple casualidad, no fue el alcohol ni las fiestas locas, una simple pieza de seda se convirtió en su cadalso. Años antes de su muerte, en 1913, con el Sena parisino como telón de fondo, sus dos hijos fallecieron ahogados al caer el automóvil en el que viajaban a las aguas. ¿Será éste uno de esos macabros guiños que, a veces, la historia se encarga de construir para alimentar los mitos modernos? Cada cual imagine lo que quiera, pero el 14 de septiembre de 1927 otro coche se encargó de raptar a la gran Isadora de su fiesta perpetua y, además, de una forma sobrecogedora. Algunos adornos han ido colocándose a la trágica escena nocturna con el paso del tiempo. Para resaltar el ambiente decadente en que se desarrolló, se suele afirmar que el vehículo mortal fue un carísimo Bugatti, aunque realmente se trató de un coche más mundano. También, en un intento de idealizar la situación, se dijo que las…

De que nos estamos perdiendo?

Un hombre se sentó en una estación de metro en Washington DC y comenzó a tocar el violín, era una fría mañana de enero. Interpretó seis piezas de Bach durante unos 45 minutos. Durante ese tiempo, ya que era hora pico, se calcula que 1.100 personas pasaron por la estación, la mayoría de ellos en su camino al trabajo. Tres minutos pasaron, y un hombre de mediana edad de dio cuenta de que había un músico tocando. Disminuyó el paso y se detuvo por unos segundos, y luego se apresuró a cumplir con su horario. Un minuto más tarde, el violinista recibió su primer dólar de propina: una mujer arrojó el dinero en la caja y sin parar, y siguió caminando. Unos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escucharlo, pero el hombre miró su reloj y comenzó a caminar de nuevo. Es evidente que se le hizo tarde para el trabajo. El que puso mayor atención fue un niño de 3…

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores