Tag : Palabra de mujer

Me quedé con ganas de más

Me quedé con ganas de más, me quedé con besos que te pertenecen… Me quedé con todo pero sin ti. A ti que me reconstruiste. Tú que poco a poco pusiste todo en su lugar. A ti que me luchaste sin pretender ganar nada, solo amor. Tú que sanaste las heridas que dejó el pasado y abriste unas nuevas. A ti, mi alegría y mi llanto. Sí, a ti, a ti te dedico estas letras. Siempre pensé que sería fácil quererte, sin embargo, tenerte no. Te quise, te tuve y te perdí. ¡Jamás pensé que doliera tanto esta ruptura! Por mucho tiempo tuve en mente que sería sencillo el separarnos, que simplemente nos miraríamos a los ojos y con un abrazo nos diríamos “adiós” sin mirar atrás, pero no fue así. Han pasado más de 4 meses desde que te marchaste, y contigo te llevaste lo que para ese tiempo era mi deslumbrante sonrisa. Sin embargo la tuya sigue intacta, esa reluciente sonrisa que extraño…

El amor es poesía

El amor es poesía… y la poesía es ese algo indefinible que nace dentro, y vamos rimando con ella todas las emociones de la vida. La rima no es más que hacer cantar a las palabras. Las palabras no son más que la envoltura de las ideas. Y las ideas no son más que la expresión del sentimiento. Sólo el que rima la vida se llena de belleza. Y la belleza es luz. Y la luz es elevación, espíritu… ¡y todo junto es amor! Cuando se vive con amor todo parece un verso, porque sólo con él se puede recorrer el jardín de Dios en todas sus etapas, haciendo poesía, creando sueños y embelleciendo el camino. Vamos, pues a rimar la vida en sus distintas etapas con estrofas sacadas de mis versos. Esos versos que salen solos, silvestres, repentinos, y que son regalos de Dios. Rosas del alma, sueños de la mente ¡y música del corazón! Cuando somos muy jóvenes, despuntando a la vida, aún…

No te enamores

No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe… No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma. No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música. No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y sienta un inmenso horror por las injusticias. Una que no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo. No te enamores de una mujer intensa, lúdica, lúcida e…

La belleza

En este mundo agobiado por las banalidades donde todos buscamos resaltar nuestra apariencia física, amoldandonos al prototipo idóneo que consideramos como “belleza” desfigurandonos el cuerpo dado por naturaleza para encajar en una sociedad hueca que va al son de las modas y las miradas… Procedimientos estéticos y demás; buscamos la manera de detener el viaje hambriento del tiempo que todo deteriora a su paso quedando sólo en resultados de momento, por que todo cambia todo se deteriora y una vez que alces la mirada ya seremos longevos y nada podemos hacer con el efecto del tren de los años al pasar por nuestra piel… Vivamos la vida, seamos ese ser que lleno de defectos físicos pero de sueños inmensos, con un corazón altruista proyectando belleza y resibiendo sonrisa de agradecimiento. No es bueno dejar estendida la mano suplicante por que esos son pequeños ingredientes de amor,que componen el elixir de lo hermoso de lo que Dios ve bello en ti…No dejes que se pierda pensando…

A una Rosa

Rosa divina, que en gentil cultura Eres con tu fragante sutileza Magisterio purpúreo en la belleza, Enseñanza nevada a la hermosura. Amago de la humana arquitectura, Ejemplo de la vana gentileza, En cuyo ser unió naturaleza La cuna alegre y triste sepultura. ¡Cuán altiva en tu pompa, presumida soberbia, el riesgo de morir desdeñas, y luego desmayada y encogida. De tu caduco ser das mustias señas! Con que con docta muerte y necia vida, Viviendo engañas y muriendo enseñas. Sor Juana Inés de la Cruz

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores