Tag : poesia

Amarra tu corazón al mio

De noche, amada, amarra tu corazón al mío y que ellos en el sueño derroten las tinieblas como un doble tambor combatiendo en el bosque contra el espeso muro de las hojas mojadas. Nocturna travesía, brasa negra del sueño interceptando el hilo de las uvas terrestres con la puntualidad de un tren descabellado que sombra y piedras frías sin cesar arrastrara. Por eso, amor, amárrame el movimiento puro, a la tenacidad que en tu pecho golpea con las alas de un cisne sumergido, para que a las preguntas estrelladas del cielo responda nuestro sueño con una sola llave, con una sola puerta cerrada por la sombra. Pablo Neruda

Canción para traerte de nuevo a mi lado

Los pájaros que reparten tu nombre en las mañanas; aquellos que han volado desde el alba primigenia hasta la altura de los campos florecidos del presente, me han enseñado un canto de amor para atraerte. Es un canto de paz, de tibieza y esperanza para que quieras vivir siempre a mi lado, para que no seamos sólo el recuerdo de una tarde apasionada. Es un canto para que seas el gran poema de mi vida, el ángel de mis horas y la gran señora de mi casa. Es el canto sutil de mi certeza Y la tierra prometida de mi larga travesía. Es un canto para que seas la luz de mis palabras, de mi fuerza, de mi amor y mi semilla. Este canto, es también un canto de batalla. Es mi conjuro contra las noches más heladas, Contra la envidia, contra la rabia, contra el intruso del pasado, contra el colmillo de mi amigo y de mi hermano. Este canto es el latido que…

Maestranzas de noche

Fierro negro que duerme, fierro negro que gime por cada poro un grito de desconsolación. Las cenizas ardidas sobre la tierra triste … Los caldos en que el bronce derritió su dolor … Cada máquina tiene una pupila abierta para mirarme a mí. Y el grito se me crispa como un nervio enroscado o como cuerda rota de violín. En las paredes cuelgan las interrogaciones, florece en las bigornias el alma de los bronces, y hay un temblor de pasos en los cuartos desiertos. Y entre la noche negra, desesperadas, corren y sollozan las almas de los obreros muertos… Pablo Neruda

Yo creo

Yo creo en las miradas hondas, En el lenguaje de las caricias, En la fuerza de las palabras Cuando el corazón las dicta. Creo en el amor como cura Para las heridas del alma. Creo en la magia de una sonrisa Y en la verdad de una lagrima. Creo en abrazar la vida Coleccionando momentos. Creo en los Benedetti, en los Cortázar, en los Hesse, en los Galenos Creo en la cordura de los locos, En la inocencia de los niños, En las manos de mi madre, En la experiencia de los ancianos. Emiliano Sánchez

Qué quiere la lágrima solitaria

¿Qué quiere la lágrima solitaria? Ella empaña mi mirada, pues, desde hace tiempo, persiste en regresar a mis ojos. Ella tenía muchas y brillantes hermanas, que se vertieron, entre tormentos y alegrías, en la noche y en el viento. Al igual que la niebla, también se derramaron las azules estrellitas que sonríen desde el interior de mi corazón, en cada alegría y en cada pesar. ¡Ay, mi propio amor se ha derramado como vano aliento! Antigua y solitaria lágrima ¡derrámate ahora tú también!. Heinrich Heine

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar