Tag : reflexiones

Nube negra

Me acuerdo de los salvajes que te mostraban los libros cuidaban a sus ancianos eran su tesoro mas preciado… Eran animales dijeron los barcos hay que domesticarlos para poder exterminarlos… El hijo de Nube Negra miro asombrado como mataban a su padre esos soldados y como el pueblo entero fue esclavizado y como todos sus Dioses lo abandonaron… Como nadie sabia lo que pasaba todo lo que pensaron se equivocaban no eran reyes que venían desde el cielo y ahora toda la tierra está de duelo… Les robaron las tierras después las alambraron para que no entre nadie ahora es un desierto abandonado… Paso tanto tiempo la herida sigue abierta las venas del nativo son las hojas que atan nuestro camino… Un día de otoño ellos volvieron gritaron por altavoces que eran los dueños ahora el enemigo no es extranjero y el hijo de Nube Negra es guerrillero… Como nadie sabia lo que pasaba todo lo que pensaron se equivocaban no eran reyes que venian…

El día que murió lady day

Son las 12:20 en Nueva York un viernes tres días después del Día de la Bastilla, sí es 1959 y yo voy a lustrarme los zapatos porque voy a bajarme del tren de las 4:19 en Easthampton a las 7:45 y después voy directamente a una comida y no conozco a los que van a darme de comer. Camino por la calle sofocante que empieza a asolearse y pido una hamburguesa y una leche malteada y compro un horrible NEW WORLD WRITING para ver lo que los poetas están haciendo en Ghana actualmente sigo al banco y a miss Stillwagon (oí una vez que se llamaba Linda) no se le ocurre jamás mirar mi cuenta y en el GOLDEN GRIFFIN compro un pequeño Verlaine para Patsy con dibujos de Bonnard aunque también pienso en el Hesíodo, trad. por Richmond Lattimore o el nuevo drama de Brendan Behan o Le Balcon o Les Nègres de Genet, pero no, me quedo con Verlaine durmiéndome prácticamente sin decidirme…

Pensándolo bien

Pensándolo bien, doy mi permiso por este medio a la policía, la Nasa, el FBI y la CIA, la Guardia Suiza, la Interpol, los habitantes de la Tierra Media, agentes Mulder y Scully, los Goonies, a los Elfos mis amigos y hermanos, a todos los Stormtroopers y Darth Vader, El sombrerero Loco, Chuck Norris, S.H.I.E.L.D, los Vengadores, los Illuminati, los Hombres de Negro, X-Men, Ghost Busters, la Liga de la Justicia, Gandalf y Dumbledore, El Ministerio de Magia, Santa Claus, el Conejo de Pascua, Bert Y Ernie, el osito Bimbo, los Lannister, Stark, Little finger, Mother of Dragons, el Hada de los Dientes, Black Sabbath, Rolling Stone, Voltron, He-Man, Mazzinger Z, Neo, Thundercats, Sherlock Holmes, El agente de C.I.P.O.L., al 007 al Agente 86 Maxwell Smart, La 99, El Santo” el enmascarado de plata”, Blue Demon y muchos más para ver todo el contenido increíble, cosas interesantes y una que otra incoherencia e incongruencia que publico en el Facebook. Soy muy consciente de que mi…

El sagrado WC

En cierta ocasión una familia inglesa pasaba sus vacaciones en Escocia, y en uno de sus muchos paseos observaron una pequeña casita de campo, que de inmediato les pareció adecuada para su próxima temporada. Indagaron quién era el dueño de ella, y resultó ser un pastor de la Iglesia Anglicana, al que se dirigieron para pedirle que les mostrara la finca. El propietario amablemente así lo hizo; y tanto por su comodidad, como por su situación, la casa fue del agrado de la familia, que quedó comprometida para alquilarla en sus próximas vacaciones. Ya de regreso en Inglaterra, repasaron debidamente los detalles de cada habitación, y recordó la esposa que no había visto el W.C. Dado lo prácticos que son los ingleses, decidieron escribir al propietario preguntándole por la ubicación de tan indispensable servicio, lo que hicieron en los siguientes términos: – ‘Estimado Pastor: soy miembro de la familia que hace unos días visitó su finca con deseos de arrendarla para nuestras próximas vacaciones y…

Un sublime relato

Las paredes eran rosadas, luminosas, suaves como el terciopelo y acogedoras; entre ellas mi vida nunca se sintió amenazada. Eran mi universo ideal, un universo de paz. Protegida, disfrutaba la dicha de no pensar, todo se me daba por añadidura; descansaba y comía sin preocupaciones, habitaba el paraíso. Mi corazón latía con un ritmo tranquilo y podía escuchar claramente una voz singular, inconfundible, protectora, arrullándome con su canto celestial; cerraba entonces mis pequeños ojos sin temor, sin miedo. Recuerdo el olor y el sabor del alimento materno, suficiente y puntual. Pero llegó un momento en que ese entorno empezó a cambiar; incluso dentro de mi algo me impulsaba hacia fuera, sólo pude intuir que mi mundo se iba como agua entre mis dedos. De mi diminuto pecho y recóndito ser, brota con vehemencia mi primer llanto, mi primer grito de desconcierto y siento por primera vez un profundo sufrimiento al verme expulsada de mi paraíso sin saber que era para siempre… en ese momento me…

Sigue a Gogol

Recibe publicaciones nuevas en tu email

Únete a otros seguidores